Congelación de las personas con magia blanca

Así como creemos en magia blanca, debemos admitir que hay gente que gusta aprovecharse de la magia negra, haciendo conjuros directamente destinados a dañar de diferentes maneras a una persona, esta es una de las razones para la congelación de las personas con magia blanca.

Gente ahogada en rencor, en odio, en miedos, etc. Si recurren a un brujo o a un conjuro para hacerle un mal a alguien que desprecian o envidian, entonces igual son capaces de mucho más para obtener lo que los ciega.

Si alguien te envía un hechizo de malas vibraciones para que te vaya mal en el amor, en el trabajo o incluso que te hagas un daño físico, no solo emocional, entonces solo habrá una forma de evitarlo: ser lo suficientemente fuerte a nivel espiritual para que no te afecte.

En caso contrario, es probable que te afecte y de repente las cosas no vayan bien. Al principio es normal que no te des cuenta que lo que sientes es la magia negra que alguien te haya destinado. Pero con suerte lo notarás y si eres perceptivo también podrás saber quién lo habrá hecho para ti.

Si te afectan las energías externas entonces sabrás que con energía nueva lo resolverás. Así como las hacen, las podemos deshacer, y lograr así salir de esa energía negativa que nos aturde y opaca nuestra vida.

Magia blanca, hechizo con frío

Congelación de las personas con magia blanca

Los hechizos fríos en magia blanca sirven para alejar la negatividad de alguien en particular hacia nuestra persona. Este tratamiento mágico se denomina congelación de las personas, logrando así congelar y detener las malas vibras que te envían.

Así como lo planteamos, podemos percibir que con un buen hechizo de congelamiento de persona podremos paralizar lo negativo y revertirlo. Las bajas temperaturas en magia blanca son una muy buena opción para salirnos de una situación de energía densa.

Con una congelación de las personas creamos una barrera de defensa contras las cosas que nos dañan, por lo que la magia negra no puede utilizarla para hacer daño a alguien. Solo sirve para limpiar y proteger, y genera una distancia con la persona que te hace daño.

Usos tradicionales

Los hechizos de congelación de las personas deben hacerse con precaución, no son un juego, por lo que debes informarte bien antes de practicarlos. Un hechizo de congelación de las personas bien hecho será para el bien de todos, pero si no puede salirse de control.

Como dijimos antes, con este hechizo alejaremos el daño que nos han hecho. Solamente lo podremos hacer contra esa persona que nos haya hecho mal, o que incluso nos esté haciendo mal en la actualidad.

Si es algo del pasado y todavía sentimos ese mal dentro nuestro, si no podemos liberar esa energía de otra forma, haremos una congelación de la persona. Sobre todo si sentimos temor de que regrese a tu vida, tanto la situación como la persona.

Recordemos que la congelación de las personas también hará que esa persona se aleje de nuestra vida. Este hechizo tiene un poder muy fuerte y podremos evidenciar su accionar casi de inmediato.

Tu enemigo puede ser cualquier persona cercana o cercana a tu entorno. Puede ser desde tu suegra hasta la amante de tu marido, un compañero de trabajo o incluso alguien que consideramos de nuestra amistad.

Las malas energías surgen de envidias, celos, odios, resentimientos y demás emociones negativas, y esto puede afectarnos a nivel físico y mental. Cualquier motivo puede ser suficiente para una persona sumergida en tinieblas y con desequilibrio emocional.

Estas personas negativas, en vez de lidiar con sus propios fantasmas y resolver su paz interior, deciden actuar negativamente contra otras personas. Seguramente no seas su principal problema, pero creen que así encontrarán alivio espiritual aunque en verdad estén muy lejos de ello.

No nos olvidemos que todo lo que hacemos nos vuelve, como indica el karma. Si hacemos el bien nos volverá el bien, a lo largo dela vida. Si hacemos el mal entonces nos volverá el mal.

¿Qué podemos congelar de las personas y cuándo conviene optar por ello?

Para que nos vayamos haciendo a la idea de lo que conseguiríamos de una congelación de personas, te vamos a explicar con algunos ejemplos lo que podríamos pedir y lograr con este hechizo:

Congelación de las personas con magia blanca

  • Tu pareja tiene una amante y quieres que se aleje de sus vidas para que puedan ser felices juntos, sin terceros que interfieran.
  • Si tu suegra o tu cuñada, por ejemplo, interfieren en tu relación amorosa, para alejarlas y que te dejen disfrutar con tu pareja en paz.
  • Si sientes que alguien, por el motivo que sea, interfiere en tus negocios y no puedes avanzar para conseguir el éxito.
  • Hay quienes lo utilizan para alejarse de las deudas, congelando y alejando así llegar a nuevas situaciones que te generen más deudas.
  • Tu pareja es agresiva y no quieres dejarle, pero necesitas que no te haga más daño.
  • Si quieres dejar una relación o si tienes una ex pareja que no puede olvidarte, puedes congelar a esa persona para deje de tenerte en su mente, aliviando también ese sentimiento que no sientes correspondida.
  • O en caso contrario, si eres tú quien no puede olvidar a alguien. Si quedamos atormentados por una relación del pasado o si nos hizo un daño que no podemos superar.
  • También podemos congelar lenguas, para evitar que enemigos te critiquen o desprestigien con rumores y habladurías.
  • Congelando el tiempo evitaremos que un momento se termine tan pronto. Por ejemplo, tenemos felicidad, bienestar y tranquilidad, y no queremos que termine.
  • Si nos atormentan los malos pensamientos también podremos congelarlos, evitando así caer en depresión o ansiedad.
  • Otro buen motivo para recurrir a un hechizo de congelación sería para alejar adicciones o inseguridades de nuestra mente. Evitando entonces la desesperación y la angustia.
  • Incluso si se acerca un viaje que no quieres que se realice, puedes congelarlo para que surja en otro momento.
  • Podrás alejar lo que quieras, la mala suerte, la soledad, etc.

Consejos para realizar hechizos de congelación de las personas

Lo que logramos con el hechizo de congelación de las personas es alejar la energía negativa que nos está afectando, por lo que insistimos que se debe estar muy seguro de querer hacerlo.

La persona que deseamos congelar en verdad tiene que estar siendo malvada con nosotros, sino este encantamiento no se recomienda practicar. Casi de inmediato, este ser se alejará nosotros y comenzará a olvidarnos.

No se recomienda, que si nos arrepentimos del hechizo de congelación que hemos realizado, se revierta cada vez que lo deseemos. Esto podría llenarnos de mala energía interior y justamente lo que buscamos es estar mejor.

Importantísimo que esto nos quede claro: estar seguros de encantar con congelación a la persona que nos hace daño. Como vimos, son muchos los motivos que nos pueden llevar a elegir congelar a una persona.

Cómo hacer una congelación de personas

Congelación de las personas con magia blanca

Si bien es un ritual sencillo, es necesario saber cómo funciona y muy bien. Para lograr la felicidad o la tranquilidad que buscamos debemos aplicar la congelación de manera correcta y ante la situación correcta. Lo ideal sería contar con una fotografía de la persona que quieres congelar, pero si no la tienes no te preocupes, que igual podremos llegar a aliviarnos dela toxicidad de este enemigo.

Si el congelamiento es contra una persona y no tenemos su foto entonces escribiremos su nombre en un papel. Lo mismo si la congelación es para una situación particular, entonces escribiremos detalladamente, de manera clara y precisa (ya sea varias cosas o solo una).

El momento lunar más óptimo para este ritual será con la luna menguando, será más efectivo. Encontraremos un espacio en nuestra casa donde estamos cómodos, tranquilo y contenidos. Con la privacidad suficiente para poder concentrarnos y enfocarnos en salir de este mal que nos afecta.

Para congelar una persona es fundamental contar con una nevera, congelador o refrigerador cerca, por lo que si no contamos con él en cualquier sitio de la casa entonces deberás hacerlo en la cocina. También se pueda.

Hazte del momento y no habrá inconvenientes. Elemento que también necesitaremos:

  • Un vaso o un frasco de cristal, sin tapa
  • Sal, en lo posible gruesa, necesitarás unas tres cucharadas
  • Una pizca de pimienta negra, en grano o molida
  • Una gotas de vinagre, en lo posible blanco
  • Unas gotas de limón o lima
  • Una vela azul, para que el arcángel Miguel nos proteja
  • Una manta o un mantel claro
  • Un recipiente o una charola color blanco con agua limpia
  • Inciensos

Ritual para la congelación de personas

Congelación de las personas con magia blanca

En el centro de la habitación, colocaremos la manta que hayamos elegido para el ritual. En el medio de la manta pondremos el recipiente con agua limpia, y dentro del mismo la vela encendida previamente con cerillo de madera. También encenderemos el incienso. El vaso lo colocaremos frente al recipiente, y tú te sentarás frente a todo esto que hemos colocado.

Dentro del vaso pondremos la fotografía o el papel donde hayamos escrito el nombre o la situación a recomponer, de la cual queremos librarnos de este mal que nos asecha. Es entonces cuando rezamos un padre nuestro para comenzar a invocar lo positivo, lo divino, lo espiritual, así estarás protegida y cuidada.

Añadimos el resto de ingredientes al vaso (sal, pimienta, vinagre y limón), y lo llevamos al congelador o a lo que hayas elegido para tu ritual. Lo colocaremos al fondo de éste, procurando que el frío se apodere de él. Importante será que nadie lo toque ni lo quite, ten cuidado si vives con alguien más o si alguien se encarga de la limpieza del hogar.

Una vez logrado tu objetivo de congelar a la persona o la situación que te hacía daño, vamos a tirar todo dentro de una bolsa plástica, de basura. Si no ves los cambios puedes volver a intentarlo pasados los 30 días del primer ritual.

Se puede congelar a más de una persona en el mismo ritual, debes detallarlo en el papel que escribes o colocar más de una foto, o que en la foto aparezcan las personas que quieres congelar. Recuerda tener cuidado, ya que el resultado llegará de la manera que lo esperas y no convienen las marchas atrás o un congelamiento total. Puede traerte problemas.

Cuándo no hacer una congelación de personas

Debemos saber identificar el problema que necesitamos resolver, y entonces tomar la medida necesaria. Puede que lo que necesites no sea congelar a una persona o una situación, sino protegerte contra algo de otra forma.

Si la persona de la que necesitamos limpiarnos de su energía es alguien que igual queremos conservar en nuestra vida, entonces no hacer una congelación de la persona. No olvidar que la persona se alejará de nosotros, dejará de “vernos”, dejará de tener energía para dañarnos, calmaremos su agresión hacia nosotros.

Por sobre todas las cosas, olvidarse de este encantamiento si nuestro fin es negativo, o sea si lo que deseamos es hacerle mal o daño a alguien. El karma es muy poderoso también y esa negatividad se volverá contra nosotros. Evitar la magia negra en todos sus aspectos, podemos encontrar la solución a cualquier situación con otras herramientas.

Para evitar que estas energías nos influyan de manera negativa, debemos confiar en nuestra luz interior y su fortaleza. Mantengamos la mente positiva, no la ocupemos con malos pensamientos o auto boicot. Y si por algún motivo esta mala intención, la de alguien más, nos atraviesa, busquemos la sabiduría y la tranquilidad con la ayuda de la magia blanca.

También podemos protegernos con la ayuda de los santos y los dioses. Que siempre nos acompañen y nos cuiden. Por ello, tenemos a San Miguel presente en este ritual, para que sepan que buscamos la felicidad y la tranquilidad en nuestro ser y en nuestro entorno.

La congelación de las personas tiene el poder suficiente para ayudarte en tu situación, aprende a utilizarlo a favor y encontrarás la felicidad que buscas.

Deja un comentario