Cómo iniciarte en el esoterismo

Cómo iniciarte en el esoterismo
Valora este artículo

El esoterismo se refiere al conjunto de conocimientos sobre técnicas, rituales y doctrinas que tienen como finalidad la búsqueda y el entendimiento del hombre y del mundo desde sus causas internas.

Para estudiar el esoterismo, es necesario ser iniciado en un cierto grado, ya que para estudiarlo se requieren conocimientos con un poco de profundidad. Sin embargo en este escrito daremos a conocer algunos aspectos básicos sobre a lo que el esoterismo se refiere y servirá de una breve introducción para quien esté interesado en el tema y desee conocer un poco más al respecto.

A lo largo de la historia se han practicado y enseñado conocimientos esotéricos en distintos lugares y ramas de estudio. Sacerdotes, filósofos, en escuelas en Grecia y algunas religiones, la teosofía entre muchas otras ramas de conocimientos. Debido a la variedad de temas que abarca el esoterismo, no fue sino hasta después del siglo XIX que comenzó a utilizarse el término para clasificar a todas las diferentes prácticas y corrientes esotéricas.

Iniciarse en el Esoterismo de manera sencilla

 iniciarte en el esoterismo

Hay prácticas que siempre han estado reservadas a un grupo selecto de y para iniciados, sin embargo, en la actualidad también hay una gran cantidad sobre esoterismo que, si bien puede darte una idea inicial y superficial sobre el tema, aun así está lejos de llevar a cabo enseñanzas profundas. Existe una gran cantidad de cursos, literatura y “maestros” que pueden introducirte un poco. Qué tanto desees adentrarte, es cosa tuya, tu decisión, pero es recomendable buscar más de una fuente y buscar las mejores maneras de adentrarte si lo que deseas es un conocimiento más profundo. Si sólo deseas tener una pequeña idea por simple curiosidad o porque el tema te parece un poco interesante, cualquier fuente podría proporcionártelo.

En el esoterismo, así como en muchas otras doctrinas, muchos temas se encuentran conectados entre sí, por lo que si se desea profundizar en alguno, es necesario hacer un arduo estudio, porque saber distinguir entre un tema y otro, además de adentrarse por completo, es muy extenso. Aunque probablemente un buen comienzo, es documentarse sobre las bases del esoterismo para que queden muy claras y la idea de aquello que desea aprenderse.

Teniendo unas bases sólidas sobre la idea general de lo que es el esoterismo, entender temas posteriores y enseñanzas más complejas, se volverá una tarea más sencilla. Es muy importante entender los conceptos básicos, de qué tratan y que es difícil llegar a comprenderlos desde un inicio. Algunos de esos conceptos son espiritualización, materialización, planos sutiles de la existencia, entre algunos otros. Son conceptos que deben reflexionarse con cautela para entender de qué tratan, así que debe tenerse paciencia y sin precipitarse.

A su vez, existe más de un concepto que, debido a que son novedosos, no tienen un término en español o una traducción y muchos de ellos están en sánscrito, por lo que pueden ser confusos por la falta de familiaridad que les tenemos. Es precisos estudiar y comprender perfectamente bien estos conceptos, ya que de ser así, el estudio posterior se volverá más sencillo y práctico al dominar estos términos y entender a lo que se refieren, de lo contrario, explicar constantemente en español algo que puede quedar claro usando una sola palabra, dificulta el estudio de esta doctrina.

Libros de Esoterismo

Es difícil encontrar libros introductorios, por lo que, de no encontrarlos, tendrás que entrar directamente a las enseñanzas, lo cual dificulta un poco la tarea, propicia que el estudio tenga que ser más arduo, sin embargo no es imposible.

Como guía y ayuda, aquí hay dos títulos de libros que pueden servir como una introducción: La Deidad, el Cosmos y el Hombre de Geoffrey Farthing y El Océano de la Teosofía de William Judge.

De la mano de un estudio y cultivo esotérico, es de vital importancia un cultivo del espíritu. Entre más conectado se está con la espiritualidad, más difícil será caer en trampas o confusiones en los que muchas personas que tienen muchos conocimientos ocultos y que no están preparados para ellos, caen. Algunos ejemplos de esto, puede ser delirio, que la persona piense que está hablando con seres elevados, cuando en realidad todo está en su cabeza. Rechazar automáticamente todo lo que no concuerde con lo que uno cree y ha leído. Y lo más difícil de rechazar: cuando el ego se interpone, entorpece por completo el desarrollo esotérico.

Hay autores complejos de leer, pero a veces pueden valer mucho la pena, como Krishnamurti. Hay autores que son mucho más simples de leer, sin embargo tienden a distorsionar la espiritualidad y se quedan en un punto de vista demasiado simple de las cosas, por lo que no ayudan a una verdadera evolución. Para que esta se dé, tiene que haber un estudio muy profundo y llegar a un gran conocimiento.

Para entender el esoterismo y si se desea profundizar en su aprendizaje, es necesario entender lo que es la sabiduría universal, por lo que, quien desee iniciarse, deberá interesarse por investigar más al respecto.

Otra cosa que es de suma importancia comprender, es el camino evolutivo del ser humano, el cual está guiado por maestros y enseñanzas, así como el entendimiento de conceptos como la libertad.

Una de las bases del esoterismo, por lo que conocer esto se vuelve de vital importancia, son los principios ocultos que rigen la creación. El Kybalión puede ser un libro introductorio para esto.

Relación Universo & Ser Humano

Cómo iniciarte en el esoterismo

Otro concepto muy importante a conocer, es la estructura oculta del Universo y la estructura oculta del ser humano, así como la relación entre Dios y el Universo. En el esoterismo, Dios se le considera a todo y la Creación y Dios no se separan, a diferencia de como ocurre en las religiones. Al adentrarnos en este estudio, responderemos algunas preguntas como quién es Dios, la creación del universo, la creación de las jerarquías divinas y la creación del hombre y su explicación esotérica.

De acuerdo con el esoterismo, la creación es como un organismo vivo, que tiene maneras particulares de ser y de comportarse. Se encuentra constituido por varios reinos y en esta temática hay preguntas fundamentales como si hay vida en otras partes del universo, ángeles y los reinos de la creación.

También es preciso estudiar la evolución cósmica, el funcionamiento del sistema solar según el esoterismo, el desarrollo del hombre y las razas humanas. También existen diferentes ciclos cósmicos.

La vida después de la muerte es un tema al cual el esoterismo da una explicación e interpretación. El ser humano vino a este mundo porque se encuentra en un proceso de evolución cósmica y al convertirse en seres más evolucionados, se convertirán en seres divinos. En un comienzo, los seres humanos serán como semillas, sin ninguna clase de aprendizaje y al final, después de haber pasado por la evolución, es que pueden convertirse en seres divinos al llegar al final de ese ciclo de evolución y después de ello, podrán hacerse cargo de una parte de la creación.

Para que esa evolución pueda llevarse a cabo, los humanos tendrán forzosamente que alternar su desarrollo entre dos mundos muy distintos: El terrenal y el divino. El segundo se encuentra fuera de nuestro alcance y nuestra capacidad de percepción. Es aquello a lo que las religiones llaman paraíso y los teósofos Devechan. Entre estos dos mundos, existe una zona intermedia que sirve como una unión o puente entre ambos y a ello los teósofos le llaman Kama-Loka y algunas religiones purgatorio. El plano físico, consiste en la parte terrestre que resulta visible. Este plano físico necesita también de una parte que le dé vida para que la tierra no permanezca sólo inerte. Con los seres vivientes en el plano terrestre, es como la energía en el mundo se mueve. La energía es otro plano de suma importancia en el estudio del esoterismo.

El mundo divino se encuentra comprendido por tres planos de existencia: El plano mental, ahí permanecen los humanos cuando están en el mundo divino. El plano buddhico, que ocurre cuando un ser humano ha trascendido el deseo y el apego. Y el plano étnico, que es al que ascienden las personas más evolucionadas. Es el plano más divino de la existencia.

Así que existen siete planos de la existencia entre estos dos mundos.

En esos planos, el humano puede interactuar entre los dos mundos con la triada superior, correspondiente al mundo divino, la triada inferior, que le corresponde al mundo terrestre y una zona intermedia, el “puente” entre ambos mundos. De la misma manera la estructura del ser humano también se compone de esa estructura de siete partes. La parte que jamás perecerá del ser: La naturaleza divina, espiritual y humana; la parte que es su manera de interacción con el mundo: el cuerpo físico, el cuerpo astral (le da forma al físico) y el cuerpo energético (le da vida al cuerpo).

Existe el cuerpo mental, denominado Manas y el emocional o de los deseos, denominado Kama. Su parte espiritual se denomina Buddhi. Y su parte divina Atma. A mayor evolución, un ser humano desarrollará más Manas y cuando llega a alcanzar un grado muy alto de iluminación, es porque llegó a desarrollar Buddhi. En la última etapa de evolución, es porque llegó a desarrollar Atma. Es hasta ese momento que se convierten en seres completamente desarrollados y divinos.

El ser humano necesita descender al mundo terrenal y aprender todo aquello que le ayudará a convertirse en un ser divino porque es sólo en la tierra que encontrará la energía y fuerza necesaria para alcanzar la elevación más grande a la que pueda aspirar.

Para profundizar en las enseñanzas, es necesario leer textos teosóficos y de grandes iniciados en el esoterismo.

Otra manera de aprender y poner en práctica el esoterismo, es llevando a cabo actividades que hagan que tu energía se mueva y circule, aligerando el karma. Si se aprende a activar los chakras de las manos, la energía vital se sentirá a través de las manos y serán más tangibles los planos sutiles de la existencia.

En ese punto van a percibirse en su manera energética. Pero es una manera de sentir la veracidad del esoterismo, de los planos de la existencia y de sus enseñanzas. Lo que procedería a esto, es aprender a abrir los canales energéticos. Antes de profundizar más en las enseñanzas esotéricas, quizás resulte mucho más conveniente comenzar por las siguientes prácticas: hacer magia, sanación por energía, buscar desarrollar alguna o algunas facultades ocultas y meditar.

Para ello los canales principales tienen que estar abiertos para que así la energía pueda circular fácilmente a través de ellos y a voluntad tuya.

Meditación:

Cómo iniciarte en el esoterismo

El primer paso para adentrarse a la meditación, no es precisamente meditar. La mejor manera de hacerlo, es, antes que nada, aprendiendo a calmar tus pensamientos y emociones, quedándote únicamente con tu conciencia y observando.

Para empezar, es bueno concentrarse en la respiración y prestarle total atención a ella. Posiblemente te distraigas constantemente con pensamientos y emociones, pero siempre que te des cuenta de ello, lo único que tienes que hacer es tranquilizarte y enfocarte nuevamente en tu respiración.

En medida de que se practique con mayor frecuencia, va a adquirirse mayor destreza y el tiempo que dure el ejercicio también va a aumentar. Si te cuesta demasiado trabajo, es porque hay demasiados conflictos internos no resueltos y probablemente el primer paso que debes tomar, en lugar de la meditación, es tomar terapia.

Como se dijo desde un inicio, adentrarte verdaderamente en el estudio y las enseñanzas del esoterismo, convertirte en un iniciado y comenzar ese camino de autodescubrimiento y aspiración a la evolución cósmica, es una tarea que conlleva un arduo estudio. Esta es sólo una breve guía para despertar el interés y curiosidad en el lector como un relato introductorio del conocimiento existente sobre de esta práctica y todo lo que podría descubrirse si se decide comenzar la travesía en los estudios de esta teoría, se relatan muchas de las inquietudes que pueden resolverse con las prácticas y estudios esotéricos, pero no se profundizó en ninguno de los temas. Esa es una ardua tarea que, si este escrito logró despertar la suficiente curiosidad, el lector tiene que llevar a cabo por sí mismo y buscarlo por su cuenta.

Te puede interesar