Remedios para acabar con el mal de ojo

Las envidias y los celos están a la orden del día. Se pueden producir por diferentes razones, desde la más simple hasta la más compleja; muchas veces quien nos lanza esas malas vibras en esas miradas tan fuertes y cargadas de energía negativa o malas vibraciones; usualmente se trata de una persona que convive con nosotros con naturalidad, que ve el avance de nuestros logros, así como el éxito y el largo de cada una de nuestras metas.

Usualmente, el sentimiento de tener un mal de ojo de nosotros es notable con rapidez, ya que comenzamos a sentirnos mal, acosados, con dolores de cabeza, mareos, y el fracaso en cada una de nuestras metas. Por ello; es importante que estés atento y si dudas de alguien que pueda estar afectándote pongas un fin abruptamente para que puedas seguir con tranquilidad y alcanzando cada una de las metas de tu vida. No dudes en tomar nota y sobre todo, ponerte a salvo.

La ruda y la sal

Remedios para acabar con el mal de ojo

Este es un hechizo sumamente sencillo para acabar con el mal de ojo en el hogar, por lo que no tendrás ningún problema en seguirlo y tener maravillosos resultados. Además e que se puede hacer con el uso de materiales que sencillamente puedes conseguir, recuerda que entre más frescos estén estos productos el resultado será mucho y sobre todo más duradero, además de que brindara una protección total por un tiempo prolongado.

Necesitas:

  • Sal de grano o de mar.
  • Ruda.
  • Un plato que resista el calor.
  • Carbón.
  • Fósforos.
  • Listón blanco

Este hechizo puedes realizarlo cualquier día de la semana, en cualquier horario no importa si es duda de noche, o si no tienes mucho tiempo. Ya que el resultado será igual de bueno, así que no debes de preocuparte.

Para comenzar con este ritual, debes de recordar que los objetos deben de estar lo mayormente frescos posible; como es en el caso de la ruda, la cual debe de ser en gran cantidad, o bueno dependiendo de la cantidad de las habitaciones que tengas en tu habitación. Inicia acercándote a cada habitación de tu hogar y en todas las esquinas pondrás tres pequeñas pizcas de sal gruesa, recuerda que debe ser en todas las habitaciones para que obtengas un buen resultado.

Una vez hecho esto, deberás de regresar y en el plato que has escogido, en el deberás de poner un poco de carbón el cual deberás de encender con los fósforos, espera a que este lo suficientemente caliente para que el resultado sea mejor y no tengas que esperar; acércate a una de las habitaciones con el plato en mano con las brasas del carbón, mientras que en la otra llevas los ramos de ruda.

Siéntate en el suelo y deja caer sobre las brasas un poco de las hojas de ruda, cuando hagas esto, debido al frescor de las hojas soltara humo blanco el cual tendrá el aroma de la planta; a esto se le llama Defeneció; ya que la ruda es una excelente manera de acabar con las malas vibras así como limpiar la zona de malos espíritus.

Cuando veas que comienza a sacar el humo blanco, toma otro poco de la sal de mar y déjala caer sobre las brasas para que ambos aromas se unan y el efecto sea mucho mayor, así como duradero. En cada habitación repetirás este paso, pero en cada habitación deberás de cambiar las hojas que se encuentren secas, evita que estas se quemen.

Cuando hayas pasado por cada una de las habitaciones y hayas hecho la defunción correspondiente. Si gustas puedes abrirlas ventanas y las puertas de la casa para el aroma y el vapor se vayan, puesto que ya has hecho la limpia correspondiente.

No deseches las hojas de ruda seca, estas las deberás de agrupar en pequeños manojos discretos, los cuales deberás de amarrar con el listón blanco para que no se suelten. Hecho esto, deberás de acercar cada uno de estos en cada entrada de tu casa, puedes ponerlos detrás de la puerta, colgarlos sobre la perilla o en otros casos en fachada de la misma, para que aleje a todas las malas energías que busquen entrar a tu hogar.

Además, esto te ayudara a protegerte de futuras malas energías que puedan llegar a presentarse en tu camino por lo que podrás sentirte seguro.

Poderosa plegaria

Nunca hay que dudar del poder de las plegarias, ya que todas tienen un gran poder; siempre y cuando lo hagamos con toda la devoción posible, fe y sobre todo con la idea de que lo que pidamos se nos va a conceder y de esta manera todo lo que hagamos saldrá bien.

Remedios para acabar con el mal de ojo

Además de que pueden realizarse en cualquier momento del día, en cualquier lugar y a cualquier hora, así que si eres una persona con grandes ocupaciones y tienes un poco de tiempo es para ti esta plegaria.

Jesús, en la plegaria de tu honrado nombre de Jesús, ven a mi Jesús, que tú de todo mal te has despojado con sacrifico y devoción. Que ocurra el mismo y al pronunciar tú nombre todo el mal que se encuentra aquí se desvanezca y se vaya por siempre, que jamás vuelva.

Sabemos que Santa Ana parió a María, además nuestra señora Santa Isabel y san Juan Bautista, como esos nombres santos, así como estas palabras son santas y verdaderas, ayúdame y permíteme mi señor poder quitar el mal que ha quebrantado y espantado mi alma, así como mi cuerpo

Una vez dicho esto, espera unos momentos en total silencio, con las manos juntas enfrente de ti, ahora lo que deberás de hacer es repetir el credo de manera fluida y consecutiva.

Creo en dios padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, creo en Jesucristo su único hijo nuestro señor, que fue concebido por obra y gracia del espíritu santo, nació de santa maría virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de dios padre todopoderoso, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el espíritu santo, la santa iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna.

Terminadas ambas oraciones deberás de decirlas en un promedio de 3 veces por día o semana dependiendo de que tan malo y fuerte sea tu mal. No olvides en santiguarte al inicio de cada oración así como al final y sobre todo dar las gracias, algo que no debes de olvidar y sobre todo devolver el favor que se te ha hecho, ayudando a alguien que lo necesite.

San Jorge, poderosa oración

Aquí volvemos con otra efectiva oración que siempre viene de maravilla, además de ser sumamente efectiva y sobre todo sumamente sencilla de aprender. Los requisitos para hacerla son tan sencillos y accesibles que no tendrás ningún problema para comenzar a ponerla en marcha.

Remedios para acabar con el mal de ojo

Necesitaras.

  • Una vela blanca.

Antes de que des marcha a esta maravillosa oración debes de estar atenta que sea un día lunes, ya que debes darse seguimiento por nueve días consecutivos sin falta, en la mañana y en la noche. Debes de encender la vela para comenzar y esta no deberá de apagarse por ningún motivo. Así que debes de cuidarla mucho, ponla en algún lugar en donde las corrientes de aire no sean frecuentes y si lo son; que sean muy delicadas para que no tengan la fuerza de apagar la misma.

Para comenzar debes de iniciar por santiguarte y llevar ambas menor enfrente de tu pecho. Recita.

  • San Jorge patrón de los imposibles y los casos más desesperados, yo tengo uno a mi lado, te pido, te imploro, te suplico que me concedas tu gracia y poderosa ayuda que me quites todo el mal y sobre todo que desaparezca todo lo que pueda tener, toda la negatividad que tenga sobre mí y sobre los míos.
  • San Jorge poderoso y milagroso. San Jorge Piadoso tu que todo lo puedes todo y tú que todo el mal eliminas sin importar lo difícil que sea. Quítame todo lo malo y abre mis caminos a la virtud. Yo me encomiendo y te pido a ti y a tus poderosas energías dame lo que te pido; ayúdame. Y yo te ofrezco mi entrega te doy mi entera entrega y completa devoción, sin dudarlo por un momento.
  • San Jorge patrón de las causas perdidas y de los males difíciles. San Jorge poderoso protector de los indefensos, pobres, enfermos y perdidos. Concédeme la protección, tu protección, contra aquel o aquellos que desean y quieren dañarme. Protégeme contra todo el mal que hay y dame la luz que guíe mi camino hacia la virtud, el conocimiento, la paz y sabiduría; ayúdame.
  • San Jorge te suplico con fuerza, que me limpies de todo el que mal que pueda haber. San Jorge te suplico que me protejas, me cuides y me guíes; aléjame de todo el mal. San Jorge te suplico que abras mis caminos, a la gloria del señor, a la paz, y a la sabiduría. San Jorge te suplico que oigas mi plegaria, que de corazón te pido tu ayuda. San Jorge te suplico que perdones todos mis malos actos, pecados, blasfemias y faltas de fe. Por favor, recibe esta súplica, petición, imploración de tu humilde sierva.

Cuando termines no debes de olvidar de dar las gracias, sobre todo de cuidar de la vela para que el resultado sea mucho más favorable. Si lo gustas para dar un mejor efecto y mucho más duradero puedes prender incienso en tu casa, ya que eso sirve para limpiar el ambiente de cualquier mala energía y presencias negativas.

Oración a Jesucristo.

Aquí traemos otra poder oración que es de cajo. Es un poco más sencilla que la plegaria anterior; pero aun así su uso es perfecto y sobre todo demasiado efectivo. Además que dé es sumamente sencilla recitarla. Necesitas muy poco para que todo salga perfecto y tengas todos los resultados que esperas.

Necesitas.

  • Incienso.
  • Vela blanca.

Para iniciar con esta oración debes de encender una veladora blanca junto con un incienso, la vela debe de estar encendida hasta que esta se consuma. Y el incienso lo encenderás cada mañana en el lugar donde sientas las malas energías, para que estas se limpien y desaparezcan del lugar. La plegaria deberás de hacerla todos los días, hasta que notes los resultados.

El fuego no tiene frio, el agua carece de sed, el aire jamás tendrá calor y el pan jamás tendrá hambre; sáname y líbrame de todo el mal Señor, muéstrame tu poder, bendito sea tu hijo Jesucristo, que no rechazara mi oración, ni carecerá de misericordia ente mí.

Aléjate de aquí, mal inmundo. Es una orden de Dios Padre Omnipotente, Omnipresente. Junto que a su divino hijo Jesucristo el cual ante toda criatura visible lo invisible, tanto en el infierno como en el cielo, está obligada a arrodillarse y serle devota. Sal de aquí, que el mi Señor dios te lo ordena.

Por la Orden del Señor Todo Poderoso tendrás que irte de aquí, regresaras a donde te pertenece y serás devuelto hasta setenta siete veces a quien maldad te ha enviado, por maldad, rencor u odio. Por hechizo, magia negra.

Serás alejado de aquí y deberás de regresar a donde perteneces, por el poder de la preciosa Sangre de Cristo serás atacado y enviado de dónde vienes.
Cuando acabes la oración debes de reforzar con unos padres nuestros para que el poder sea mucho más fuerte. No olvides de que debes de regresar el favor que se te ha dado y ayudar a quien lo necesite, además de que tu fe debe de estar más que fuerte para que el resultado sea mucho más rápido, sobre todo que sirva de protección para que en el futuro no vuelva a suceder.